Ya he terminado mi tesis doctoral

Pues sí, después de casi cuatro años, he conseguido terminar mi tesis doctoral. Eso significa que tendré un poco más de tiempo libre y que podré volver a dedicarme a escribir Ciencia Ficción, tema que tenía muy abandonado.

Quiero hacer un post contando mi experiencia personal en esta aventura de hacer una tesis para ayudar a otras personas que puedan estar planteándose comenzar una carrera investigadora. No os preocupéis, no voy a hablar de nada técnico de mi trabajo. Más bien, esto va a ser una recopilación de opiniones y experiencias que he sufrido durante los últimos años recopilados en forma de consejos.

Antes de nada, decir que yo estoy haciendo mi tesis en la Universidad Politécnica de Madrid, en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Aeronáutica y del Espacio. No lo digo para dármelas de importante ni cosas así, si no para poner las cosas en contexto.

Bien, empecemos.

Primero: ¿Qué significa hacer una tesis doctoral?

Antes de empezar, y para aclarar dudas, creo que merece la pena definir que es una Tesis Doctoral. Una Tesis Doctoral es un trabajo de investigación innovador sobre un tema en particular que da acceso al título de Doctor. La tesis tiene que ser evaluada por un grupo de doctores que se suponen que tienen la experiencia suficiente para juzgar un trabajo nuevo. Creo que no hay mejor forma de explicarlo que como hace Matt Might en su The illustrated guide to a Ph. D. (por cierto, deteneos unos momentos a leer la historia que hay después de las imágenes porque es bastante emotiva).

Bien, pero la Tesis Doctoral tiene que ser algo que vaya más allá. Se supone, al menos desde mi punto de vista, que debe de ser un proceso de maduración del estudiante, también llamado doctorando, y que le tiene que dar cierta independencia investigadora. El título de Doctor tiene que identificar a una persona que es capaz de hacer investigación de una forma seria, con el objetivo de mejorar el estado actual de las cosas y que además es capaz de publicarla y difundirla a la comunidad científica (normalmente con artículos, conferencias y seminarios).

Segundo: ¿Tengo que hacer una tesis doctoral?

Pues: depende de a qué te quieras a dedicar y de tu campo. Si te quieres dedicar a la investigación y a la docencia, es casi seguro que necesites doctorarte, aunque siempre podrá haber excepciones. También puede que quieras sacarte una tesis doctoral por el simple hecho de sacarte una tesis doctoral y obligar a todo el mundo a llamarte doctor. Ahí ya te recomiendo que primero te busques trabajo y luego te saques la tesis con calma durante los años que haga falta.

Hacer una tesis no te convierte en más listo, de hecho, te vuelve más tonto. Te das cuenta de todo lo que no sabes, y de todo lo que no saben los que creías que sabían. Además, acabas conociendo a muchísima gente que sabe mucho más que tú y que está haciendo un trabajo mucho mejor, lo que te da la posibilidad de aprender pero también te demuestra lo poco que sabes.

En mi caso particular, una tesis doctoral sólo es necesaria si quiero dedicarme a la docencia o a la investigación, aunque esto no es siempre cierto, como pasa algunas veces en el sector privado.

Tercero: ¿Qué necesito para hacer una tesis doctoral?

Bueno, pues normalmente el acceso a los programas de doctorado se concede cuando se tiene un máster relacionado, pero esto depende mucho de la universidad, escuela, campo y fecha cuando leas esto (gracias, gobernantes de España por cambiarnos las leyes cada dos años). Lo mejor que puedes hacer es ir a la secretaría de tu facultad e informarte.

Pero ojo, hay otras cosas no burocráticas que se necesita para poder llevar una tesis con normalidad:

Primero y muy importante: se necesita un sueldo decente. Aunque parezca raro, los doctorandos también comen. Ya, son unas revelaciones impactantes. Y no sólo comen, si no que a personas en los entornos de los 25 años les gusta independizarse, salir por ahí de vez en cuando, comprarse un coche, poder irse de vacaciones unos días… Lo sé, parece increíble, pero es cierto. Y tener un sueldo que cubra tus 3-4 años de tesis doctoral es importantísimo. Y tiene que ser un sueldo digno. No esperes cobrar para vivir como un rey, por muy campechano que seas, pero tienes que cobrar suficiente para pagarte un piso decente, poder comer tres veces al día e incluso, de vez en cuando, irte con tus amigos a por unas cervezas. Puede parecer una tontería, pero es algo que no sólo te permite vivir bien y dedicarte a tu tesis, si no que además dignifica tu trabajo.

Además, necesitas tranquilidad en tu vida personal. Lo que pase fuera de tu universidad afectará a tu tesis, y eso no puedes evitarlo. Nadie puede asegurar que todo vaya a ir bien en tres años, pero hay que intentar por todos los medios que así sea.

Por último, creo que necesitas estar en un grupo de investigación en el que te sientas cómodo, que no te traten como un esclavo al que mandar tareas, donde te escuchen y te traten como un igual. Durante el desarrollo de una tesis se pasan momentos muy duros, y tener a gente que te trata como a un ser humano ayuda.

Cuarto: He decidido empezar una tesis. ¿Qué debo esperar?

Frustración. Sufrimiento. Desgana. Burocracia. Desmotivación. Tristeza. Soledad. Emigración. Precariedad.

Ya, no son cosas muy agradables, pero es básicamente en lo que consiste  una tesis doctoral, y más si se hace en España. Nuestro país no es muy famoso por sus grandes programas investigadores, sus adecuadas becas o su sistema bien estructurado que agiliza la burocracia lo máximo posible.

Pero también tiene sus cosas buenas: cuando las cosas empiezan a salir te sientes muy bien, aprendes un montón, tienes oportunidades de ir a sitios que de otra forma jamás irías… Aunque no sé yo si sale a cuenta hacer una lista de proscontras.

Y entonces, ¿por qué lo has hecho? ¿Por qué debería hacerlo yo?

Bueno, la principal razón es: siempre he querido hacerlo. Y si estás leyendo esto probablemente tú también tengas el gusanillo de la investigación infectando tus intestinos.

En el fondo, y por mucho que me haya quejado, el mundo de la investigación y el mundo académico son lugares fascinantes. Estás en la frontera del conocimiento, trabajando en algo que probablemente nadie más en el mundo tenga o sepa. Y sí, hay días horribles, la gran mayoría; pero el reconocimiento y la satisfacción que sientes cuando terminas y todo ha salido bien son incomparables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s