Reimaginando: “Star Wars: La Amenaza Fantasma”

Sí sí, ya sé que estoy hablando mucho de Star Wars últimamente, pero, ¿qué queréis? Soy un gran fanático de todo lo relacionado con Star Wars y son las fechas en las que vivimos rodeado de cosas pertenecientes a la saga. Y sí, este blog debería incluir mis cosas sobre mis intentos de escribir Ciencia Ficción, y volveré a ello muy pronto.

Como muchos ya sabréis, he empezado un podcast junto a @ShigureSC2 llamado “Odioverso” en el que cada programa nos dedicamos a echar espuma por la boca sobre un tema, siempre con argumentos razonados. En el primer programa, hablamos del Episodio I de Star Wars y desde entonces no dejo de darle vueltas a cómo podría mejorar esa película. Sí, pensar en “La Amenaza Fantasma” puede haber dañado mi cerebro de una forma irremediable, pero lo hago todo por vosotros, queridos seguidores.

Bien, obviamente no soy el primero que ha intentado arreglar las precuelas, así que os recomiendo a todos que veáis los vídeos de Belated Media sobre cómo mejorar las precuelas. Veréis que coincidimos en muchos puntos, pero siempre hay cosas que yo haría distintas.

Sin más dilación, vamos con mi versión de “La Amenaza Fantasma”.

Como no podría ser de otra forma, vamos a empezar por el principio. Aunque la situación en la que empieza el Episodio I no es mala, hay que aclarar ciertas cosas. Para empezar, vamos a hablar un poquito de Obi-Wan. Una de las cosas que odio de las precuelas es lo mal que tratan a Obi-Wan. No le dan profundidad, no le dan evolución, y no desarrollan su relación con Anakin de ninguna manera. Para empezar, Obi-Wan no va a ser el padawan de Qui-Gon. Para ser un poco consistente con la trilogía original, Obi-Wan es estudiante de Yoda, pero ha fallado sus pruebas de acceso para convertirse en Caballero Jedi. Yoda decirle mandarle una temporada a que aprenda con Qui-Gon sobre la fuerza viva y el ahora, ya que Obi-Wan parece tener siempre la cabeza en el futuro y no mira el ahora (un poco lo que le critica Yoda a Luke en el Episodio V). Bien, esto va a permitir varias cosas: vamos a tener a un Obi-Wan inseguro, frustrado, y pensando en que va a fracasar siempre. También, permitirá que se generen dudas sobre la capacidad de Obi-Wan para entrenar a Anakin en los siguientes episodios, culpándole de su caída en el lado oscuro y el nacimiento de Darth Vader.

Así que tenemos a Qui-Gon, un reconocido Maestro Jedi, y a Obi-Wan, un aprendiz que ha fallado sus pruebas de acceso, de camino a resolver un conflicto en Naboo. Bien, en mi opinión Naboo tendría que haber sido Alderaan, pero no quiero meterme en esos temas. Para no liar las cosas, vamos a seguir llamándolo Naboo. El conflicto en Naboo tiene que ser más serio de lo que nos plantean en el Episodio I. En mi versión, hay un conflicto al borde de la guerra entre la Federación de Comercio y el planeta Naboo, que está en el área de influencia de la Federación, en una posición muy estratégica para las rutas hiperespaciales, pero que no quiere colaborar en ampliar las estaciones de la Federación en el sistema. Los dos Jedi van a Naboo para intentar encontrar una solución pacífica al conflicto y evitar una guerra. Cuando los Jedi lleguen a hablar con la Federación, las cosas pueden resolverse más o menos como en la película original pero con una variación: en ningún momento los Jedi van ocultos como embajadores.

Estamos ya en la superficie de Naboo, Qui-Gon y Obi-Wan deciden evacuar a la reina Amidala para que explique de primera mano la situación en el congreso. En el camino, se pueden cruzar con algún gungan autóctono que les ayude a escapar de algún problema. Pero por amor de dios, NADA DE JAR JAR BINKS NI DE CHISTES DE CACA CADA DIEZ MINUTOS. Después, consiguen escapar de Naboo mientras la Federación de Comercio inicia la invasión de Naboo pero su nave termina dañada, más o menos como en la versión original. En esta escapada, tendremos momentos para ver cómo Obi-Wan es un caballero bien entrenado, sincronizado con Qui-Gon pero que a veces se adelanta bastante y eso le puede llevar a errores.

Durante el escape, la nave en la que viajaban los Jedi, la reina y un pequeño séquito ha quedado dañada (Jar Jar se queda en su puto planeta) y tienen que hacer una parada técnica en Tatooine, planeta no controlado por la Federación. Durante el trayecto, podremos ver cómo Qui-Gon enseña a Obi-Wan sobre el momento y le reprocha que haya habido momentos durante la huida en la que su temerosidad haya puesto en riesgo la misión. Obi-Wan también podrá hablar de cómo le ha afectado el fracasar en las pruebas y Qui-Gon le dirá que el fracaso es el mejor profesor que cualquiera pueda tener, y que grandes maestros fallaron sus pruebas la primera vez que lo intentaron. Esta parte nos servirá para aprender un poco más sobre la fuerza (sin midiclorianos, por amor de dios) y para que el lazo entre Qui-Gon y Obi-Wan se vaya formando.

Al llegar a Tatooine, Qui-Gon, Obi-Wan y una sirvienta de la reina, Padme (que es en realidad la verdadera reina) irán en busca de las piezas necesarias. Por el camino, como ocurre en la versión de George Lucas, se cruzarán con Anakin Skywalker en la tienda de repuestos en la que trabaja. En mi versión, Anakin tiene unos 11-12 años (prepúber) y no es un esclavo, simplemente está viviendo una vida de mierda en un planeta de mierda. Anakin se queda impresionado con los caballeros Jedi, pero sobre todo con Obi-Wan, a quien admira por ser un padawan. Mientras Qui-Gon va a buscar las piezas, podríamos tener una escena de cómo Anakin le hace preguntas a Obi-Wan sobre cómo es la vida de un aprendiz Jedi. Obi-Wan, para alegrarle la vida al pobre chaval, decide ponerle un ejercicio tranquilo: que cierre los ojos y que se centre en una pieza de un motor que tiene delante. Sorprendentemente, Anakin hace levitar la pieza y Obi-Wan siente una gran conexión con la fuerza, un gran potencial, algo que no había sentido antes. Qui-Gon volverá con las malas noticias de que no ha conseguido las piezas pero Obi-Wan sólo quiere hablarle de que ha descubierto que Anakin tiene una conexión enorme con la fuerza. Qui-Gon dice que es muy interesante, pero que sin repuestos no conseguirán nada. Anakin les lleva a su casa, hablan un poco de la mierda que es Tatooine y de que lo único interesante son las carreras de vainas. Aquí todo va como en la versión original: plan para ganar la apuesta con Anakin corriendo en la carrera, un poco de espectáculo en el que además podemos ver que Anakin tiene los reflejos de un Jedi y al final ganan  los buenos y bla bla bla.

Obi-Wan insiste en que deben llevar a Anakin frente al consejo Jedi en Coruscant, pero Qui-Gon le dice que esa decisión no es suya y le manda con las piezas de repuesto hacia la nave. Sin embargo, Qui-Gon convence a la madre de Anakin y le promete que tendrá una vida mejor como Jedi y que él mismo le entrenará. Anakin consigue irse con Qui-Gon aunque le deja destrozado el abandonar a su madre.

Cuando Obi-Wan llega a la nave,  nota una presencia oscura en los alrededores. Darth Maul les ha localizado. Obi-Wan pone a todo el mundo en alerta y espera a que el sith aparezca. Bien, el tema de cómo Darth Maul localiza a la reina puede ser parte del plan de Palpatine y demás. No me voy a meter mucho en ese asunto porque me parece que la versión original es suficiente para explicarlo. Obi-Wan entabla combate con Darth Maul y, cuando la balanza se empieza a desequilibrar en su contra, aparece Qui-Gon al rescate, mientras manda a Anakin hacia la nave. Me parece importante que Darth Maul entable combate primero con Obi-Wan, ya que va a ser su antagonista durante toda la trilogía, a lo Darth Vader contra Luke Skywalker. Una vez reparada la nave y de camino a Coruscant con todos a salvo, Qui-Gon le comenta a Obi-Wan que Darth Maul era un sith, y que tienen que avisar al Consejo Jedi inmediatamente. Obi-Wan también le hace notar que haya decidido traer a Anakin con ellos. Qui-Gon habrá quedado tan preocupado por la aparición del misterioso Sith que le dará un poco igual Anakin.

Una vez en Coruscant, podremos ver que la reina Amidala intenta (sin éxito) que el Senado tome una acción decisiva contra la invasión de Naboo. Esto no hace falta que ocupe media hora de película como en la versión original. Unos detalles que muestren la lentitud de la burocracia Españodigooooooooo de la República será suficiente. Mientras, Palpatine seguirá moviendo sus hilos, intentando ganar más poder e influencia.

Por otro lado, y volviendo a la historia principal, Qui-Gon, Obi-Wan y Anakin se presentan ante el Consejo Jedi. Mace Windu les dice que Anakin es demasiado mayor para comenzar su adiestramiento con los otros niños, y que el Maestro Yoda (que no está en la sala pero que siempre se le tiene en mente) jamás lo aprobaría. Qui-Gon decide que él será el que eduque a Anakin desde el principio, que no necesita pasar por el entrenamiento común del Maestro Yoda. Mace Windu le reprocha, de forma sutil, la arrogancia de querer hacer eso, pero no le queda más opción que aceptar. Qui-Gon también les comenta la aparición de un Sith que buscaba a la reina, y les advierte que quiere seguir protegiendo a Amidala para intentar capturar a ese misterioso Sith. El consejo accede y todos se van a retirar cuando Obi-Wan se da la vuelta y pregunta cuándo podrá pasar las pruebas de nuevo. Mace Windu le dice, ya un poco cabreado, que eso será decidido más adelante, ya que hay otros asuntos más urgentes y las prisas no son buenas y, además, llevan al lado oscuro.

Qui-Gon le dice a Anakin que se debe quedar en el Templo Jedi ya que esta misión es muy peligrosa. A VER, A QUIÉN COÑO SE LE VA A OCURRIR LLEVAR A UN NIÑO A UNA ZONA DE GUERRA CON UN SITH ACECHANDO. Anakin se queda preocupado, solo y abandonado en un planeta en el que no es el suyo. Pero Qui-Gon promete volver y comenzar su entrenamiento (SPOILER: no lo hará). Mientras, le dice que intente prestar atención a todo y aprender de cuanto le rodea.

Tras el fracaso en el Senado, Amidala, Padme, Qui-Gon y Obi-Wan deciden volver a Naboo a acabar con la invasión. Qui-Gon sugiere pedir ayuda de los Gungans, que son un ejército grande y pueden atraer la atención de los droides de la Federación. El plan que traman es bastante similar al de la versión original salvo por una cosa: No hay batalla espacial. No toda película de Star Wars tiene que tener una batalla en el espacio y aquí sobra. El plan será que los gungans atraigan al ejército de la Federación mientras un pequeño grupo entra en el palacio de Naboo, captura a los líderes de la Federación y acceden a los controles que deshabilitarán los droides.

Más o menos todo puede ir igual a la versión original hasta el final de la película, quitando la batalla espacial como he indicado, hasta que lleguemos al momento del enfrentamiento de los dos Jedi con Darth Maul. Las cosas van a ser muy similares, pero, cuando Qui-Gon es asesinado por Darth Maul, podremos apreciar que Obi-Wan se llena de ira, de rabia y de venganza. Darth Maul se lo hace notar cuando se enfrentan, recordándole que acaba de matar a su maestro y diciéndole que abrace su ira, que le mate con su ira y habrá empezado su camino hacia el lado oscuro de la fuerza. Este momento sentará las bases para el desarrollo de Obi-Wan en los siguientes episodios y, además, marcará un punto de inflexión para el aprendiz. Al acabar con Darth Maul movido por la ira (aunque Darth Maul volverá a aparecer con unas piernas robóticas en los siguientes episodios) Obi-Wan estará siempre con la duda de si ha hecho la decisión correcta. Por ejemplo, en siguientes películas podrá haber algún momento en el que Obi-Wan le reproche a Anakin que la ira y la venganza no llevan a ningún lado y Anakin le contestará diciendo que a él le funcionó para vengar a Qui-Gon. Esto pondrá un peso enorme sobre Obi-Wan, ya que siempre quedará la duda de si su roce con el lado oscuro se transmitió en el posterior entrenamiento de Anakin como Jedi. Me parece que este final deja las cosas en una situación muy interesante, con unas posibilidades enormes para Obi-Wan en el episodio II y III, y no a ir de un lado para otro siendo un personaje plano durante dos películas.

La película termina más o menos igual: victoria de los buenos, le conceden el rango de Caballero Jedi y a Obi-Wan por haber derrotado a un Sith y le permiten entrenar a Anakin, no sin reservarse ciertas dudas sobre la madurez de Obi-Wan y la edad avanzada de Anakin.

Bien, esto es como yo veo el Episodio I. Podéis dejarme cualquier tipo de comentario con vuestra propia visión, cosas que no os han gustado o que cambiaríais de mi versión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s